El nuevo rol que cumple la mujer en la agricultura

El proyecto que convertiría a Chile en una potencia agroalimentaria
21 agosto, 2018

El nuevo rol que cumple la mujer en la agricultura

La participación de la mujer en diferentes aristas de la sociedad está cambiando y el Agro no ha quedado ajeno.  A continuación entrevistamos a 14 mujeres líderes de la agricultura de nuestro país que nos ayudaron a entender el fenómeno y nos describieron la realidad que ellas viven actualmente.

Por Constanza Henríquez

 

La agenda noticiosa este 2018 fue testigo de cómo irrumpieron en ella las mujeres y su revolución feminista. En Chile y el mundo miles de mujeres han salido a las calles para exigir igualdad de oportunidades y protestar por la vulneración de sus derechos.

Frente a este escenario quisimos saber cuál era la participación de ellas en el rubro agrícola que tradicionalmente ha sido tildado como machista. Por eso entrevistamos, a lo largo de nuestro país, a 14 mujeres líderes del Agro que nos contaron sus apreciaciones y puntos de vista sobre el rol de la mujer en el campo.

LEGADO FAMILIAR

“Desde chica estuve en contacto con el campo. Pertenezco a familia de agricultores por parte de padre y madre. Estudié agronomía y partí ayudando en algunas cosas a mi papá, que es antiguo agricultor de Parral. Hace 15 años comencé con mi propio negocio”, cuenta Marcela Urrutia, agricultora independiente de la zona de Linares que actualmente  maneja 120 hectáreas de cultivos anuales.

Al igual que ella, María del Pilar Ureta,  llegó a interesarse por este mundo debido a su legado familiar. Oriunda de San Vicente, relata que hace ocho años se hace cargo del campo que anteriormente había trabajado su abuelo, padre y madre. Hoy produce alfalfa, maíz, trigo y ciruelos.

La historia de Bárbara Becker, quien lleva más de 33 años al mando de la  Agrícola El Pinar de Los Ángeles, es similar: “El asumir las tareas agrícolas, de alguna manera, se debe a la crianza en un mundo agrícola”.

Agrónoma de profesión, Josefina Carvajal lleva más de 30 años en la agricultura. Desempeñó diferentes trabajos a lo largo de Chile (trasladaban mucho a su marido por su trabajo) y de forma paralela empezó a comprar pedazos de tierra. Su padre que era agricultor, y quien le inculcó el amor por la tierra, la ayudaba a administrar pensando siempre en una inversión futura. Hoy vive de eso: plantaciones de duraznos y viñas en su natal San Felipe.

Sin lugar a dudas que el amor por el campo se traspasa de generación en generación y ha sido el “culpable” de que muchas mujeres lleguen a ser parte de él. Son pocas las que han irrumpido en este mundo de forma independiente, pues casi la mayoría desempeñan labores en este sector porque recibieron una herencia o porque crecieron y fueron educadas en este entorno rural y de amor por la tierra.

Como el caso de Gloria Echeverría, quien es una “novata” del agro. Lleva apenas un poco más de un año en el negocio. “Yo recibí una parcela que era de mi familia. Todos los hombres se habían hecho cargo y ahora quedó en mis manos. No quise arrendarla porque es una manera de que tú le demuestres a tus hijas y a las hijas de otros agricultores que uno puede desempeñarse en ese rubro”, explica. A lo que agrega: “Siempre estuve inmersa en el asunto pero nadie me tomaba en cuenta. Antes eran los puros varones de mi familia los que se dedicaban a la agricultura, ahora eso cambió”.

¿CUÁL ES EL ROL DE LA MUJER EN EL CAMPO?

Para Ximena Torti, gerenta general y directora de Viña Los Nogales en Curicó, el rol de la mujer en el Agro “es mucho mayor de lo que se habla”. Lo mismo piensa Carolina Grob, propietaria del fundo La Escuela de Osorno y miembro del primer GGT exclusivo de mujeres del Agro pertenecientes a Colún: “Las mujeres estamos participando en este rubro mucho más de lo que se ve y se piensa”.

Matilde Soto agricultora hace 18 años de la comuna del Carmen relata que hoy en día es cada vez más común ver a mujeres en la agricultura, que por diferentes circunstancias se han debido hacer cargo de sus campos y familias y han sacado adelante sus negocios. “Esto hace 15 años atrás no se veía, era más difícil verlas negociando o comprando insumos. Había una desconfianza generalizada de todos lados solo por el hecho de ser mujer. Hoy, aunque puedes sentir diferencias con los hombres, es común encontrarse con mujeres y no te sientes tan sola, aunque sigue siendo un mundo en su mayoría de hombres”.

Ximena explica que las mujeres aportan gran parte de la mano de obra agrícola, ya sea como productora de alimentos, como trabajadora agrícola y también en cargos de mayor responsabilidad. “Aunque el sector agrícola es bastante masculino las mujeres hemos ganado cada vez mayores espacios entregando una visión y liderazgo diferente”, cuenta.

Carolina Hinrichsen, propietaria de Agrícola Andes Resources, confirma que en su caso (produce arándanos) la mayoría de la gente que trabaja los campos son mujeres, “me atrevo a decir que es casi un 80%”.

Según relata María del Pilar Orueta, antiguamente la mujer no participaba del trabajo del campo, “el trabajo agrícola era exclusivamente de hombres”. Sin embargo, ella misma relata que “hoy día la mujer se ha ido metiendo cada vez más en el campo, lo cual es súper bueno porque vemos las cosas desde otra perspectiva”.

Lorena Muñoz, quien lleva cuatro años en Agrícola Las Trancas de Santa Cruz, precisa que “sin duda,  el rol de la mujer ha cambiado en estos últimos 10 a 15 años. Antes eran muy pocas las que trabajaban en este rubro y creo que se debe principalmente a dos puntos: una sociedad machista y que el Agro es considerado un sector sacrificado, donde la fuerza y pasar condiciones extremas muchas veces era solo soportable por el género masculino”.

PERSEVERANTES Y DE BUEN TRATO

Hay ciertas cualidades que a juicio de nuestras entrevistadas son transversales a las mujeres y que ayudan a desempeñar de buena forma las labores agrícolas, ya sea en cargos directivos o de mano de obra.

La perseverancia es algo que pertenece a la esencia de las mujeres según estas mujeres líderes. Gloria Echeverría piensa que “la mujer aprende la virtud de la perseverancia con los hijos porque los hijos no se pueden devolver”. Visión que comparte María Carolina Grob: “Nos caracterizamos por ser perseverantes, rigurosas y organizadas”.

Carolina Hinrichsen encarna esa perseverancia propia de las mujeres. Ella se hizo cargo del campo cuando falleció su marido en el 2009. “Me tiraron a nadar en una piscina de barro sin flotador. Fue un desafío inmenso porque no conocía el negocio”, cuenta. Sin embargo aceptó y se propuso sacarlo adelante, “como era un bien de mis hijas y mío, dije: lo voy a hacer yo. Pensé que la cosa era más fácil y en realidad no lo fue. Lo importante es que lo logré”.

Otras cualidades que saltan a la luz son: el buen trato con los trabajadores, la minuciosidad (en especial quienes se dedican a la obra de mano), el empuje y la capacidad de organización.

Para Ximena Torretti, de Agrícola La Capilla de San Fernando, “las mujeres tienen mejor trato con los trabajadores y trabajadoras y una mayor sensibilidad para percibir y dar solución a los problemas familiares de sus empleados. Eso repercute en una relación empleador-trabajador más humana, provocando un buen ambiente laboral”.

Esta opinión es complementaria con la de María Soledad Ruíz, quien es hace 26 años dueña y administradora del ex fundo San Ignacio: “Las fortalezas que nos permiten contribuir en el mundo agrícola son la sensibilidad y la comunicación, lo que nos ayuda a formar equipos de trabajo cohesionados y tomar firmes decisiones”.

GANANDO TERRENO

Muchas veces en el inconsciente colectivo está instalada la idea de que el Agro es un mundo dominado por hombres donde la cultura machista predomina desde sus orígenes hasta el día de hoy.  Cotidianamente se necesita hacer un esfuerzo físico importante, usar la fuerza o soportar las inclemencias del tiempo  y es por eso que muchas personas piensan que es el hombre quien encarna y ejerce de mejor forma las labores en el campo.

Pero este escenario ha ido evolucionando con el tiempo.  Varias de nuestras entrevistadas han vivido situaciones donde  hombres las han ayudado y acompañado. Luisa María Cordero de la Sociedad Agrícola y Forestal Quillenco Limitada lleva 25 años trabajando en la agricultura y dice que “no hay diferencia de género en el rol que cumplo actualmente”. Y agrega: “Nunca he sentido discriminación en mi actividad”.

Marcela Urrutia tiene su propia mirada: “Tal vez la agricultura fue asunto de hombres en el pasado pero ya no se puede considerar machista. Las mujeres están presentes en distintas áreas del negocio y aportan con su visión un complemento al pensamiento masculino”.

Misma visión que tiene María Carolina Grob, “hoy ya no veo mayores adversidades a la mujer dentro del mundo agrícola, sin embargo en un comienzo se percibían falta de credibilidad y aprensiones a la hora de gestar un proyecto o querer generar cambios en el rubro. Hoy en día esa visión ha cambiado y las mujeres ya estamos dentro del Agro”. De igual forma piensa María Soledad Ruiz “En el rubro en general ganamos nuestro espacio y reconocimiento, lo que nos hace tanto a hombres como mujeres tener prácticamente los mismos roles”.

Sin embargo un grupo minoritario de nuestras entrevistadas piensan lo contrario. “Creo que es totalmente machista, creo que aún les cuesta asumir que al lado hay una mujer, y que muchas veces lo hace mejor que ellos”, dice Matilde Soto. Misma postura tiene Lorena Muñoz, “es machista pero de igual forma como ocurre en otros rubros. En especial cuando te desarrollas y desempeñas en un mundo de hombres donde cuesta validarte, pero se puede lograr”, afirma.

Para algunas de ellas el machismo queda de manifiesto a la hora de hablar de los trabajadores agrícolas. A ellos la mayoría de las veces les cuesta asumir que su jefa es una mujer y por ende obedecerles y encontrarles la razón. “Es un ambiente tremendamente machista sobre todo de parte de los obreros agrícolas, les cuesta mucho aceptar a una jefa mujer. Por lo mismo, hay que instruirse muy bien para ser líder”. Opinión que comparte Gloria Echeverría.

“Chile cambió” como dicen en noticieros y diarios en directa alusión al empoderamiento que actualmente ejercen las mujeres. Sin lugar a dudas, ese cambio también sacudió  al Agro, donde el papel de la mujer es cada día más protagonista. Ahora no queda más que esperar que rinda frutos el trabajo y esfuerzo de todas ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dieciocho =

Encuentra tu sucursal