El proyecto que convertiría a Chile en una potencia agroalimentaria

El nuevo rol que cumple la mujer en la agricultura
21 agosto, 2018
La evolución y proyección de las frutas orgánicas en Chile
21 agosto, 2018

Carretera Hídrica:

El proyecto que convertiría a Chile en una potencia agroalimentaria

La Corporación Reguemos Chile viene trabajando hace más de tres años en este proyecto que busca el uso más eficiente de los recursos hídricos de nuestro país, utilizando las aguas excedentarias provenientes del sur en territorio nortino. De esta forma, 1.000 hectáreas se sumarían a la producción agrícola lo que permitiría que Chile diera el salto como potencia agroalimentaria.

Por: Constanza Henríquez

Sin lugar a dudas que uno de los grandes desafíos que enfrenta nuestro país en materia agraria, energética y minera es la escasez de agua. Es cotidiano escuchar en los noticieros o leer en los periódicos que nos enfrentaremos a un año seco y que estamos bajo los índices de agua caída normal (como ocurre actualmente). Es así como la escasez del recurso hídrico se ha transformado  casi en algo cotidiano en la zona central de nuestro país, siendo motivo de preocupación constante de miles de productores agrícolas.

Sergio Casas-Cordero, gerente general del Embalse Convento Viejo, primer embalse que se construyó mediante el sistema de concesiones explica que “hoy tenemos un problema de disponibilidad de agua para la agricultura, y en algunos lugares incluso para el consumo humano. Esto no es consecuencia de un solo factor, ni de factores aislados. El cambio climático, el calentamiento global y la sequía sin duda que son determinantes, pero también impactan la falta de previsión, la capacidad de ponernos de acuerdo en el problema y en las posibles soluciones, etc”. A su juicio, “esta crisis obliga a la búsqueda de una solución a largo plazo, con la intervención y compromiso de quienes sufren este problema y quienes participan en la solución”.

Justamente es que con este propósito, la Corporación sin fines de lucro Reguemos Chile, formada y liderada por Juan Sutil, exitoso empresario agrícola, ha trabajado durante más de tres años en un proyecto llamado Carretera Hídrica que busca dar solución a este problema.

¿QUÉ ES LA CARRETERA HÍDRICA?

Para entender el contexto sobre el cual se construye este proyecto es importante mencionar que se estima que cerca del 85% del agua que escurre superficialmente en las cuencas de nuestro país va a parar al mar directamente, sin aprovechar el recurso.

Precisamente el objetivo de este proyecto, según explican en la Memoria de la Corporación Reguemos Chile, es llevar aguas excedentarias de sur a norte, movilizando aportes públicos y privados para utilizar de forma eficiente el agua en el país. En el sur, existe abundancia de agua, mientras que en el norte hay escasez. La idea es, de esta forma, regar un millón de hectáreas distribuidas entre la Región del BioBío y la Región de Atacama. El experto hídrico Sergio Casas – Cordero dice que “me atrevo a estimar que cerca del 30% de la superficie que actualmente podría regarse no está aprovechada con la agricultura”.

Los retiros de agua se harán en los meses de mayor disponibilidad hídrica y menor demanda, es decir entre abril y octubre, respetando siempre los caudales de cada cuenca y la variabilidad climática del periodo. “El gran desafío es ir rellenando los embalses del BioBío hacia el norte, los que actualmente usan el 20% de su capacidad en algunos meses del año”, explican desde Reguemos Chile.  Además, “el proyecto considera la instalación de un moderno sistema de monitoreo en línea de caudales de la Carretera Hídrica y de compuertas automáticas para cuantificar pérdidas y hacer una correcta entrega de agua”.

Algo sumamente importante es que alrededor del 80%  del agua transportada será en base al impulso propio de la gravedad utilizando las pendientes naturales de la geografía del país pero además para movilizar y transportar el agua se considerará la construcción  de una serie de obras como: acueductos, túneles para caudales grandes pero a baja presión, embalses superficiales, uso de acuíferos, estaciones de bombeo, entre otros.

El director del Instituto de Aguas de California, Sarge Green en entrevista con El Mercurio en mayo de 2017 afirmó que “el proyecto es necesario para Chile y, de hecho, el país tiene una mejor situación geográfica en comparación con la que nosotros tenemos en California. El cordón montañoso es más alto en Chile y permitiría captar la nieve y las lluvias sin riesgo de inundaciones en los valles”. Green también aseguró que, debido a razones climáticas, el sistema que eventualmente se construya en Chile debería transportar aguas desde el sur hacia el norte.

Eugenio Celedón, ingeniero hidráulico, gerente general de Hidrogestión S.A y ex presidente de ALHSUD; organización que congrega a personas vinculadas con el agua subterránea; explica que: “En términos generales el proyecto, de todas las alternativas que se han planteado, es el que me parece técnicamente más razonable y con mayor sentido de viabilidad porque traslada las aguas a nivel de cordillera, de una manera tal que las aguas quedan con un potencial de energía que permite regar sin tener que generar elevaciones ni traslados que son los que encarecen las soluciones”.

Según Celedón, “se usa la cordillera trasladando el agua  por un canal que te la deja a una cota pero siempre la usas a una cota más baja, así que la puedes usar gravitacionalmente y la gracia es que ese traslado, esa conducción, ese cause, está ubicado en los nacimientos de cada uno de los valles principales. Entonces tú dejas en condiciones de riego prácticamente casi todas las superficies de los valles. Por lo que técnicamente cualquier agricultor puede tomar esa agua sin hacer grandes inversiones”.

La Carretera Hídrica tiene un costo aproximado de US$20 mil millones de inversión pero se espera que pueda ser financiado a través del sistema de concesiones. Tiene un trazado de 1.800 kilómetros y consta de cinco tramos:

Tramo 1: Región del BioBío – Región O´Higgins

Tramo 2: Región del Maule – Región Metropolitana

Tramo 3: Región de O´Higgins – embalse Corrales

Tramo 4: Embalse Corrales – Embalse Puclaro

Tramo 5: Embalse Puclaro – Huasco

Para el gerente general del Embalse Convento Viejo si la inversión para la Carretera Hídrica se divide por las hectáreas nuevas que se regarán, se obtienen 20.000 USD/há. Para él, el proyecto será viable  dependiendo del destino que se le dé a esa nueva superficie, sostiene que “hay embalses actualmente en construcción que resultaron ser viables con costos mayores por hectáreas”.

 

CHILE 2.0

La Memoria de Reguemos Chile explica con profundidad cada uno de los impactos que tendrá este proyecto a nivel país. Entre lo concreto que se busca está el duplicar las exportaciones chilenas de alimentos en los próximos 20 años para transformar al país en potencia agroalimentaria del hemisferio sur. Más aún, cuando el mundo va a duplicar a los consumidores de 7 mil a 10 mil millones de habitantes, lo que sin duda es una gran oportunidad.

El presidente de Reguemos Chile, Juan Sutil, es claro y enfático en señalar que, “este proyecto permitirá que Chile sea un país potencia agroalimentaria de verdad y aquí está nuestra oportunidad”. Nosotros a través de este proyecto “queremos contribuir a un Chile 2.0, un Chile que encuentre su desarrollo a través de la agroindustria”.

Para Eugenio Celedón, “el sentido de Reguemos Chile es entregar los remanentes de agua de la zona sur a regantes que permitieran aumentar la superficie de riego del país fortaleciendo el concepto de potencia agroalimentaria futura”.

A la vez, la Carretera Hídrica pretende subsanar la ausencia o deficiencia de infraestructura hídrica, creando la necesidad de plantear soluciones alternativas  para continuar con el desarrollo de Chile y rentabilizar la infraestructura de embalses realizada por el Estado en el pasado.

Para el gerente general del Embalse Convento Viejo, Sergio Casas – Cordero: “En la zona Centro – Sur la falta de capacidad de almacenamiento nadie la discute. Hay embalses proyectados hace décadas que todavía no se construyen. Por otra parte, desde la Cuarta Región al Norte hay embalses que no se llenan todos los años porque allá el problema principal es derechamente la falta de agua”.

Casas agrega: “Respecto a los canales, nuestra experiencia en Convento Viejo es que una vez que se dispone de la capacidad de almacenamiento se hace más visible el déficit de infraestructura en la conducción parar llegar con el agua a sectores más alejados o para aumentar la seguridad de riego en sectores tradicionalmente derramistas. En otra escala  mayor a nivel país, faltan canales asociados a trasvase o trasvasije de cuencas”.

Por otro lado, la Carretera Hídrica trae como consecuencia positiva la generación de un millón de empleos vinculados a la agricultura y se convertirá en una oportunidad para aumentar de forma sostenida la producción de alimentos de alto valor para la exportación, pudiendo llegar a los US$65.000 millones en un plazo de 20 años, superando a la minería del cobre.

EL ORIGEN

Juan Sutil relata que hace tres años atrás Juan Benavides, quien era presidente de Icare, lo invitó a exponer en el foro sobre el desarrollo de la agricultura en Chile y de cómo el país había pasado a ser una potencia agroalimentaria. “Cuando habían transcurrido unos cuatro o cinco meses de la exposición, Juan Benavides me llamó para decirme que mi presentación había sido la mejor del año y a la vez me pidió hacer una propuesta país para el Círculo de Finanzas y Negocios de Icare, instancia sumamente importante que se prepara con seis meses de anticipación”. Sutil agrega, “nos preparamos durante varios meses y cuando termino la presentación digo la frase “Debemos regar Chile”. Fue tal el impacto que al día siguiente me gané la portada de LUN y de varios medios”.

Pero la historia no termina ahí. Luego Sergio Torreti, por ese entonces presidente de la Cámara Chilena de la Construcción y amigo de Sutil, lo llamó para decirle que le interesaba el proyecto y que lo quería entender bien. “Fui a la Cámara y en vez de tomarme un café con Sergio, que pensaba que era lo que iba a pasar, me encuentro con que habían 35 personas en un salón grande y que querían saber cuál era la inversión comprometida, el impacto país, el equipo comprometido, entre muchas otras cosas”. Juan se dio cuenta que no tenía todo lo que le estaban pidiendo. Su salida fue pararse en la mitad de la mesa, explicar los conceptos básicos, transparentar que no tenía nada serio al respecto y decir que “si les parece bien, en buena hora doy un paso al lado”. Inmediatamente Sergio le dijo que por ningún motivo, que “lo único que falta en este país son líderes y lo que sobran son personas que lo puedan seguir. Así que Juan nosotros estamos detrás de ti y te apoyamos”.

Juan Sutil cuenta que cuando terminó la reunión bajó por las escaleras del edificio, no por el ascensor. “De a poco empecé a sentir que la mochila era cada vez más pesada a medida que iba bajando los pisos, sin embargo, decidí asumir la responsabilidad. Fue así, como formé la corporación Reguemos Chile que es sin fines de lucro y que permite tener una mirada transversal por el beneficio de Chile”.

Cuenta que aceptó el desafío porque siempre los ha aceptado por difíciles que sean. “Me pareció que era un bonito desafío, que no estaba en el tapete y me pareció que formar un equipo como el que hay hoy, de excelencia, era importante”, relata.

AVANCES CONCRETOS

Desde el 2016 que la Corporación Reguemos Chile ha trabajado arduamente en el proyecto de la Carretera Hídrica. Finalmente hace algunos días publicaron la Memoria de la corporación que resume el trabajo de estos 3 años, “para hacer una propuesta seria y responsable, que llegue a las autoridades”, dice Sutil. Dicho documento ya fue entregado a senadores, diputados, intendentes, gobernadores, ministerio de Hacienda, Obras Públicas, Medio Ambiente, Agricultura y Energía que son los que participan en un proyecto de esta naturaleza, a todos los alcaldes de Chile y a todos los gremios.

“El propósito es  llegar con algo muchísimo más serio, que lo que la Autoridad de Concesiones te exige para que esto sea estudiado y declarado de interés público. Al ser declarado de interés público tú puedes estudiar esto con seriedad y profundidad. Queremos que pueda ser estudiada y sancionada en su propio mérito”, explica Sutil.

Para el líder de proyecto es fundamental la voluntad política que debe existir, “pienso que  hay Presidentes como el Presidente Piñera, o Lagos en su minuto, que tienen una mirada de largo plazo y que van a mirar esta propuesta como una propuesta de desarrollo país que es lo que se necesita”. Según lo que él piensa, los próximos Presidentes deben tener claro que Chile jamás va a ser un productor de televisores o automóviles. Entonces a su juicio, en nuestro país está la oportunidad de seguir usando los recursos mineros con mejores tecnologías y seguir desarrollando la agroindustria de exportación, para lo cual es sumamente necesario el recurso hídrico.

Luego de obtener el carácter público, el proyecto deberá profundizar sus estudios, lo que tomará  entre tres y cuatro años  más. Juan Sutil tiene claro que “a lo mejor cuando eso ocurra se puede llegar a la conclusión de que no es el tiempo ni el momento de poder desarrollar el proyecto pero si va a quedar probablemente planteada la propuesta para cuando se den los recursos, el tiempo y el momento preciso”.

El experto hídrico Sergio Casas – Cordero dice que si se imagina la Carretera Hídrica terminada y en operación lo único que ve son efectos positivos. “Un proyecto tan grande y con un propósito tan trascendente es motivante”, declara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − nueve =

Encuentra tu sucursal