Auspiciosas proyecciones de temporada en uva, cerezas y granos

Estamos en el período más importante de la agricultura chilena, cuando las principales frutas y cultivos se juegan todas las cartas. Las estimaciones comenzaron a la baja, pero al parecer, los resultados serán mucho mejores de los esperados.

Por María José Urcelay.
Antes de iniciar la temporada 2018/2019 en general existía un cierto temor por cómo iban a estar las producciones y precios de los principales mercados en el agro: cerezas, uva de mesa y granos. Sin embargo, hoy que gran parte de estos cultivos se encuentran en plena producción, los resultados se están viendo más auspicioso.

Conversamos con tres expertos que nos comentaron cómo comenzaron la temporada y sus nuevas proyecciones.

La uva se destaca por el cambio varietal

Lenta comenzó la temporada de uva de mesa en Chile. De hecho, hoy se ha exportado entre un 30 y 40% menos de uvas que el año anterior a todos los destinos.

“Esto se debe a una temporada menos calurosa en primavera, pero también a una superficie importante de Flame, Superior y Perlette, que no se exportaron y quedaron en chile para pasas o mercado interno”, aseguró Gabriel Marfán, gerente técnico en Subsole.

La principal razón de que no se haya exportado esa fruta, es que los mercados están prefiriendo variedades modernas, con mejor calibre, sabor y más resistencia en poscosecha.

La mayor cantidad de uva chilena se exporta a Estados Unidos. La primera partida enviada a ese país se encontró con altos volúmenes de fruta californiana guardada, que sumado a la peruana, hizo que las ventas iniciales fueran más lentas.

Sin embargo, durante enero fueron más fluidas y con precios competitivos. Esto se debería al rápido consumo de la fruta local y el desvío de Perú a otros mercados, por lo que el atraso de la uva chilena le permitió estar hoy con menos competencia en Estados Unidos. En Europa el mercado está un poco más difícil debido a la fuerte presencia de Sudáfrica y Perú.

Asia está recién empezando a recibir la fruta chilena y los arribos a la fecha muestran buenos resultados.

“Hay que esperar para saber cómo será la evolución final de los mercados con los altos volúmenes de la zona central de Chile, lo que dependerá también de la calidad y condición de las frutas al arribo, que a la fecha se ve positiva”, aseguró Gabriel.

La cosecha del Valle de Copiapó está finalizando con volúmenes a la baja y se espera lo mismo para las Regiones de Coquimbo y Valparaíso, por las variedades que no se exportarán.

Según Marfán, desde Santiago al sur “las calidades de fruta están bastante buenas y el clima ha sido benigno por lo que se espera que los volúmenes en la zona central se cumplan”.

Si bien hay arranques de parrones de uva de mesa en la zona central, simultáneamente, ha habido una renovación importante hacia variedades más productivas, lo que compensa en parte las frutas no exportadas.

Las variedades modernas más promisorias a la fecha y con mayor volumen son Timco, Allison, Scarlotta, Sweet Celebration, Sweet globe y Sable entre otras.

La fruta del corazón más grande

La cereza se ha convertido en una de las principales frutas de exportación de Chile. Incluso algunos estiman que supere a la uva de mesa en unos años más.

Actualmente, se está cerrando la temporada 2018/2019. Los últimos containers están llegando a China, país que importa cerca del 90% de las cerezas chilenas.

Justo antes de su viaje al país asiático, Eduardo Papic, gerente de Producción de Garcés Fruit, nos comentó que los resultados superaron a lo estimado por la industria con más de 36 millones de cajas.
Si bien la temporada pasada se alcanzaron 39 millones, Papic destacó que “este año se vio una fruta de mejor condición y con un mayor calibre promedio”.

Estos aspectos favorecieron la resistencia de la fruta a los 27 días de traslado. Como resultado, el precio de este año debiera ser más alto al anterior porque el mercado chino valora la calidad.

El manejo de la carga en los árboles fue un factor importante para que esto ocurriera. A lo que se sumó, que no llovió en primavera en la zona central, un tema que sí afectó a los productores de Chillán al sur.

También, algunos campos de cerezas en la Región de O’Higgins se vieron afectados por las granizadas. Sin embargo, como fueron casos más aislados, no afectaron el volumen final, puesto que otras zonas produjeron más que años anteriores.

Las buenas condiciones climáticas y agronómicas también favorecieron a que la producción estuviera una semana antes que el año anterior, lo que permitió un mejor manejo de las cosechas al ser menos concentradas.

A modo de ejemplo, el gran volumen de frutas del año pasado implicó tiempos de procesamiento de cinco días promedio y en esta temporada demoraron un “máximo de 40 horas”, comentó Eduardo.

De acuerdo a lo que señala el gerente de producción de Garcés Fruit, la principal exportadora de cerezas del mundo, hoy en día se está librando la batalla, habrá que ver en un mes más si las positivas expectativas de precios cumplen las predicciones.

Buenos precios para los cultivos

Hace algunos años que los granos en general parecen ir a la baja, por lo que es un respiro escuchar que en esta temporada las proyecciones son más esperanzadoras.

Así nos comentó Ricardo Montesinos, productor de avena, cebada, leguminosas, trigo y raps, además de director en la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO.
De acuerdo a sus estimaciones, se esperan buenos rendimientos en los cultivos en general de la zona centro sur. Esto se debería a “los avances en innovaciones tecnológicas y genéticas que permiten aprovechar las condiciones favorables del clima”, como por ejemplo las lluvias. Sin embargo, las mismas precipitaciones que favorecen el desarrollo de los cultivos, pueden resultar perjudiciales retrasando las cosechas. Por lo tanto, aún no se puede saber con certeza los rendimientos que se alcanzarán.

De todas maneras, Montensinos especula que “los precios en trigo para esta temporada debieran ser al menos un 20% mayores a la anterior, reflejando la situación internacional”.

En el caso del raps, también está con buenos precios. A lo que se suma que lo cosechado hasta la fecha ha sido de buena calidad y de altos rendimientos.

La avena pareciera ser la más castigada. El stock guardado de la cosecha anterior sería uno de los factores. “Me imagino que eso cambiará una vez que se sepa más de la producción de este año, que ha tenido una gran disminución en la superficie sembrada”, comentó Ricardo.

Si bien en general se ven mejores resultados en volumen y precios, aún hay temas pendientes en relación a los cultivos que están frenando su mayor crecimiento como es el caso de la crisis en la Araucanía. “Lo malo de esta temporada y anteriores es la indefensión en la zona en que se concentran los cultivos de avena, trigo y raps. Nuestra pequeña superficie agrícola está siendo azotada por un conflicto que está postergando el desarrollo de la zona”, finalizó el agricultor.