Crackguard para prevención de partiduras de cerezas


En la actualidad, Chile ha logrado posicionarse como el principal productor y exportador de cerezas del hemisferio sur, con una superficie cercana a las 40.000 hás y una producción de más 185.000 ton, destinando más del 80% a la exportación, y el resto a la agroindustria y mercado interno (ODEPA, 2020).

Uno de los parámetros que afecta en gran medida la calidad de las cerezas para exportación, corresponde al daño por partidura (cracking), pudiendo ocasionar pérdidas cercanas al 90% de la fruta producida durante una temporada (Rehman et al., 2015), especialmente en el sur de Chile donde ocurren lluvias frecuentes durante la madurez de los frutos.

Los daños por partidura pueden expresarse como grietas circulares o semicirculares en el extremo del pedúnculo, o bien, grietas en el ápice y/o parte lateral del fruto. Estos efectos se atribuyen principalmente al agua libre depositada sobre la epidermis de las cerezas, producto de las lluvias, y por un tiempo de contacto superior a 2 horas; y a la rápida absorción radical de agua, después de una lluvia, siendo transportada por el sistema vascular hasta la fruta (Lang, 2016).

Entre las variedades más susceptibles se encuentran Bing, Van y Napoleón; mientras que las más tolerantes son Lapins, Kordia y Regina, siendo esta última la más resistente de todos los cultivares de importancia económica (Ellena, M. INIA, 2006; Correia, et al., 2018).

Los frutos poseen mayor suceptibilidad desde la etapa de elongación celular hasta cosecha, debido al incremento de agua en los frutos y aumento interno de azucar (Tapia, C. 2016).

Crackguard® es un producto que actúa como biofilm hidrofóbico, orientado a la prevención y el control de cracking o agrietamiento en todo tipo de frutos, preventivo ante condiciones de lluvia previas a cosecha, que mantiene la integridad de la piel o cutícula durante las etapas finales de crecimiento del fruto.

Estudios realizados por Tapia, C. en 2016, en la variedad Sweet Heart, mostraron una disminución del porcentaje de partiduras, medidas en campo, con respecto al tratamiento testigo. Adicionalmente, la aplicación de programa de CrackGuard presentó diferencias estadísticas en cuanto a la resistencia de penetración medido como durofel (Figura 1).