La temporada agrícola de Chile se acerca a su fin registrando una baja de un 9% en las exportaciones y se prepara para enfrentar la nueva temporada con cierta incertidumbre debido a los alcances que está teniendo la pandemia del Covid-19.

La pregunta que muchos se estarán haciendo es cómo la industria Agrícola está afrontando este escenario incierto, y sin duda que desde todos los sectores se están juntando fuerzas y recursos para superar las dificultades; profundizando los protocolos de sanitarios para prevenir el escalamiento del contagio del Coronavirus; apoyo desde el Ministerio de Agricultura y entidades como la ASOEX; el uso de la tecnología para darle continuidad a los distintos procesos laborales; y otros.

--
Terminando la temporada agrícola 2019/2020, hoy miramos hacia atrás y nos damos cuenta que, a pesar de la incertidumbre por los efectos que el coronavirus podría haber tenido en el rubro -sumado a la sequía y paro portuario ocasionado por el estallido social de octubre-, los productores y exportadores chilenos demostraron gran proactividad y profesionalismo para enfrentar dicho escenario, saliendo airosos esta temporada. Y es que esto no solo era importante para ellos en términos comerciales, sino que también era fundamental que así haya sido para asegurar la cadena alimentaria, tanto a nivel nacional como global.

Entre los distintos desafíos que tuvo que enfrentar el sector agrícola, estaba el distanciamiento social en las plantas y packings; así como también la logística del transporte nacional y de exportación; y la negociación y cierre de contratos de manera digital con clientes de todo el mundo.
De todas formas, y si bien aún no termina la temporada de fruta chilena de exportación 2019/2020, Ronald Bown, presidente de la ASOEX, afirma “en la primera parte de la temporada vimos algunos problemas derivados del Coronavirus, en diferentes mercados de destino, especialmente China”, señaló Bown. Quien explicó que, los problemas “estuvieron referidos a una lentitud en la cadena logística, pero lo importante es que el abastecimiento nunca cesó y logramos finalizar los envíos con cierta normalidad, modificando, además, las campañas promocionales, apuntando hacia redes sociales y fortaleciendo las ventas por e-commerce, destacando el aporte que entrega la fruta fresca como fortalecedor del sistema inmune, y en particular, del alto contenido de vitamina C de frutas como kiwis y cítricos”.

De acuerdo a estadísticas de la ASOEX, desde el 1° de septiembre de 2019 al domingo 28 de junio de 2020, “las exportaciones alcanzaron 2.133.956 ton, con una baja de un 9%, no necesariamente por efecto del Covid- 19, sino que se derivan de tendencias que se han podido observar desde hace unas temporadas, relacionadas con una multiplicidad de factores, tales como un lento recambio varietal, menor productividad de los huertos, cambio en los gustos de los consumidores y sequía, entre otros”.
En cuanto a mercados, Norteamérica (E.E.U.U. y Canadá), sigue siendo el principal destino de las exportaciones chilenas de frutas con la recepción del 29,6% del total de frutas chilenas enviadas al mundo. Le sigue Asia con el 27.7%, Europa con 24,3%, Latinoamérica con 15,3% y Medio Oriente con el 3%.

Estando ya cercanos al fin de esta temporada, los distintos actores del rubro agrícola no pueden sentarse en los laureles a descansar. Más bien, es momento de pensar y ocuparse de la temporada que se viene, ya que, si bien nadie sabe cómo va a evolucionar el coronavirus, es necesario establecer una hoja de ruta que permita proyectarse a mediano plazo y dar seguridad, tanto a los trabajadores del sector como a los clientes con los que se tienen acuerdos comerciales.

Cómo enfrentar la nueva temporada pese a la incertidumbre

Al 8 de julio, el coronavirus ha cobrado más de 548.000 vidas en todo el planeta, y más de 6.500 en Chile. Sin duda que son cifras devastadoras, por lo que la industria agrícola, al igual que muchas otras, se ha debido adaptar y profundizar sus protocolos de seguridad para prevenir el contagio y evitar el mayor escalamiento de esta pandemia.

Es por eso que desde los distintos Ministerios han implementado medidas que van en ayuda de cada uno de los sectores. En el caso del Ministerio de agricultura, y de acuerdo a lo publicado en su página web el 15 de junio 2020, algunas de las medidas propuestas por dicha cartera van en apoyo al funcionamiento de la cadena de abastecimiento; en resguardo de la salud de las personas y; en apoyo financiero, agilización de trámites y continuación de las funciones ministeriales.

Desde que comenzó esta Pandemia, el Comité de Inocuidad Alimentaria de ASOEX, junto con la Fundación para el Desarrollo Frutícola, elaboró un instructivo denominado “Buenas Prácticas para la Prevención de Coronavirus COV-2 en Instalaciones Frutícolas”, el cual fue complementado por el Minagri, Achipia y el SAG, destinado a prevenir la ocurrencia de algún evento de carácter sanitario, como una obligación en cuanto a su ejecución para enfrentar esta enfermedad a nivel de centrales frutícolas y huertos. En el manual se explica la enfermedad, las formas de contagio y sus síntomas. Además, entrega sugerencias para su prevención a nivel personal, pero también aborda la forma correcta de mantener la limpieza y sanitización de superficies de trabajo, materiales, herramientas, oficinas y áreas comunes, así como el transporte de los trabajadores.

Por su parte, Ronald Bown, sostiene “Creemos que hoy lo clave es seguir las indicaciones de las autoridades y los protocolos que se han definido a nivel de industria para continuar las operaciones. Es por eso que nuestro Comité de Inocuidad se encuentra analizando continuamente su evolución y desarrollando una propuesta de cómo la industria frutícola debería prepararse para la siguiente temporada si es que aún no se ha logrado superar esta pandemia a nivel local y mundial”.

Tecnología al rescate del agro en medio de la pandemia

Si bien las anteriores son medidas que tanto los productores como los exportadores deberán tomar, hay una realidad que se ha ido asentando y haciendo cada vez más común en todas las industrias; el uso de la tecnología. Y es que ésta ha sido un gran salvavidas durante los últimos meses, porque no solo nos ha mantenido informados sobre el acontecer de la pandemia, sino que también ha sido el aliado que nos ha permitido darle continuidad y agilidad a los distintos procesos laborales, en prácticamente todo orden de industrias y cargos.

En el caso del rubro agrícola, las Ferias y Seminarios de todo el mundo se han transformado en los ya conocidos Webinars (de las palabras en inglés Web y Seminar); las reuniones de equipo o con clientes ya no son presenciales, sino que mediante plataformas, lo que además se ha traducido en un uso eficiente del tiempo, dado que no hay tiempos perdidos en los traslados de una oficina a otra; las Asesorías son de manera telefónica o a través del uso de la cámara del celular; y otros.

De manera concreta, está el caso de Syngenta, que fue una de las primeras empresas en organizar estos seminarios on-line con la ayuda de todos los colaboradores que componen Syngenta Chile, investigadores, asesores, cadena de distribución e incluso con la participación de invitados extranjeros. Federico González, Gerente de Marketing Syngenta Chile, reconoce que la recepción por parte de los clientes “ha sido excelente y hasta ahora hemos organizado más de 30 seminarios, entre los comerciales y los de sustentabilidad, a los que se han registrado más de 9.000 personas. Con esto, hemos podido llegar con más facilidad a todas las partes del país y muchos productores tienen acceso a información técnica valiosa y de alta calidad, que de otra manera les habría sido difícil acceder”.