Edmundo Henríquez, Fundo Los Castaños:

“Nunca me imaginé poder ordeñar más de dos veces al día, y hoy ordeñamos hasta cuatro veces”

El año 2014 Edmundo fue el primero en traer a Chile el robot “Lely”, de origen holandés, el cual usa tecnología de punta para ordeñar vacas y maneja información desde el día del parto.
Al día de hoy, Edmundo complementa la tecnología de este robot con el apoyo y asesorías de Coagra Nutrición Animal. “He podido aumentar la producción y sólidos de mis vacas; ahora están en buenas condiciones de salud y tienen buen aspecto”, reconoce Edmundo.
El inicio de la relación de Edmundo con el mundo de la lechería se remonta al año 1974, cuando su padre, quien era camionero de Colun, decidió vender su camión y comprar un campo de 45 hectáreas con vacas lecheras. El sueño de su papá era llegar a ordeñar 40 vacas al día, pero murió antes de hacerlo realidad.

Edmundo, al heredar el negocio junto a su hermana el año 1988, decide hacerlo crecer. Con las 32 vacas que recibieron, fueron creciendo hasta llegar a las 150 vacas que tienen hoy día. Todo esto fue un proceso de largo aliento, que tomó tiempo y, sin duda, mucho trabajo.

Al cabo de algunos años de haber heredado el campo, Edmundo conoció a Hardy Cárdenas, quien le enseñó y asesoró en cuanto a la transformación que le debía hacer al campo; desarmar y correr cercos, achicar caminos, manejo del pastoreo, etc.

Luego, el año 2014 vino la inclusión de dos robots de ordeña y todo se fue ordenando de manera de alcanzar hasta 4 ordeñas diarias por vaca. Edmundo cuenta que cuando vio por primera vez el robot de ordeña, el año 2005 en Holanda, “supe que estábamos a años luz de eso en Chile. En esa época nosotros nos levantábamos a las 4:30 de la mañana para ordeñar, estábamos 3 horas ordeñando, luego todo el día dedicados al pastoreo y a las 17:00 hrs de nuevo ordeñábamos por 3 horas más”. Y como la ordeña no descansa ni un día, ellos tampoco. Ordeñaban de lunes a lunes. Ni pensar en feriados o vacaciones.

Actualmente, y gracias a la información que los robots le entregan, son capaces de manejar los tiempos y cantidad de ordeña por animal; los niveles de grasa y proteínas de cada vaca; cuánto rumia cada una, lo que les permite saber con exactitud la falta de fibra y periodos de celos; temperatura de la vaca; entre otras cosas.

“Es increíble ver cómo funciona esta tecnología, porque las vacas, al sentir la necesidad de ser ordeñadas, se acercan al pabellón y luego el mismo sistema les abre las puertas para que sean dirigidas a otro potrero con pasto fresco, por lo que también se soluciona el tema del pastoreo y nunca se quedan sin comida”.

Uno de los hitos más recientes que llegó a mejorar la producción de leche, es el trabajo en conjunto con Coagra que realizan hace aproximadamente un año. “Tenemos una tremenda ayuda y asesoría nutricional por parte de Coagra, tanto en las vacas lecheras, como en las de preparto y terneros. Hemos mantenido los sólidos gracias a las asesorías nutricionales y la prontitud con que entregan los concentrados”, afirma Edmundo.
¿Cuál fue el principal cambio que han notado con la llegada del robot Lely?
Varias cosas han cambiado, pero lo principal es la cantidad de veces que una vaca puede ser ordeñada en un día; hasta 4 veces cuando la vaca está recién parida. Y también el orden en el pastoreo y la información específica que nos entrega de cada vaca, lo que nos permite manejar su alimentación y bienestar.
¿Con Coagra inició trabajando en el preparto, ¿cómo fue esa experiencia?
Súper buena. Antes usaba otro concentrado y habíamos tenido muchas vacas caídas por hipocalcemia. Pero gracias a la asesoría de Coagra, y con la toma de muestras semanal de orina que ellos hacen, hemos podido solucionar los problemas de preparto que teníamos.
¿Les gustaría seguir creciendo de la mano de la tecnología?
Sí, claro. La tecnología nos ha simplificado mucho el trabajo del día a día, y también nos ha hecho crecer. El siguiente paso que queremos dar es la implementación de tecnología para mejorar la alimentación de las vacas.


¿Cuál es la principal meta que tiene para este 2020?
En agosto de este año vamos a recibir el tercer robot de ordeña Lely, lo que nos permitirá aumentar a 180 vacas. Estamos muy contentos con los avances que hemos tenido hasta ahora, fuimos los primeros en Chile en trabajar con esa tecnología y hemos logrado excelentes resultados. Teniendo los tres robots en funcionamiento, debiéramos ser capaces de producir 1.100.000 litros al año, lo que es muy bueno para nosotros.
¿De qué manera les afectó la sequía el año pasado?
Fue un año complicado porque efectivamente se notó la sequía, pero hicimos lo que debíamos hacer; reemplazar el pasto fresco de los potreros por silos de maíz. Como las vacas son dirigidas a nuevos potreros cada vez que son ordeñadas, nosotros nos preocupábamos de tener silos en todos los potreros, con el fin de que no les faltara el alimento.