Kapicua, empresa chilena de innovación agrícola:

Nanoburbujas en el riego agrícola

¿Te imaginas aumentar el calibre de tus cerezas en un 28% o de tus arándanos en un 21,8%? ¿O empezar la cosecha de tus tomates 10 días antes de lo habitual y reducir el consumo de agua de riego en un 20% en tus cultivos de lechuga?

Todo lo anterior ya dejó de ser un sueño, porque gracias a la tecnología de las Nanoburbujas aplicada a la agricultura, los supuestos antes mencionados fueron ensayos reales, realizados por Kapicua, que lograron esos resultados.
Kapicua es una empresa chilena dedicada a optimizar la productividad y sostenibilidad de los procesos agroindustriales, a través de la tecnología de nanoburbujas aplicada al riego agrícola. Las nanoburbujas son burbujas infinitamente pequeñas y estables que permiten inyectar oxígeno, y cualquier otro gas, al agua. De este modo, gracias a que permanecen en el agua durante largo tiempo, actúan como una batería que suministra oxígeno continuamente, constituyéndose como un método de aireación superior a otras alternativas para elevar rápidamente y mantener los niveles de oxígeno disuelto (DO) en el agua.
Es así como, en el sector agrícola, las nanoburbujas actúan de manera directa sobre las raíces de frutas y hortalizas, mejorando la absorción de nutrientes, disminución de patógenos, resistencia, productividad e incremento de la eficiencia en el uso del agua y los sistemas de riego. Por ejemplo, se genera hasta un 25% de ahorro de agua en lechugas, manteniendo el estándar comercial y controlando la huella hídrica.

Kapicua, pioneros en Chile

¿Cuándo nace Kapicua y cuál fue, a grandes rasgos, la necesidad que los motivó a traer esta solución a Chile?

Kapicua nace como una respuesta al requerimiento de algunos productores chilenos, que hace un par de años recurrieron a nosotros para evaluar posibilidades para mejorar los cultivos. Fueron ellos quienes propusieron comenzar los primeros ensayos con Nanoburbujas de oxígeno. En ese momento contactamos a Moleaer, la empresa estadounidense que es pionera en desarrollo de equipos de Nanoburbujas de oxígeno y ozono y ahí se creó una buena sinergia, tanto para nosotros como para ellos, dado que necesitaban tener presencia en Latinoamérica y validar estudios agrícolas. Vimos que los resultados eran consistentes por lo tanto empezamos a llegar a más clientes; eso nos motivó a seguir y traer esta tecnología para su comercialización en Chile.
¿Con qué marcas internacionales trabajan? ¿Tienen exclusividad en Chile?

Trabajamos con Moleaer y somos sus distribuidores exclusivos en Chile y Perú. Moleaer es una empresa líder a nivel global en desarrollo de equipos generadores de Nanoburbujas; desde su nacimiento como start-up, hasta hoy, la empresa ha recibido año tras año algunos de los principales premios de la industria por su aporte a la generación de soluciones sustentables en agricultura, riego y mejoramiento de los ecosistemas agrícolas (Premio Empresa Innovadora del 2017 "Global Water Awards", World Changing Ideas” Award 2020, AgTech Breakthrough Award 2020, etc.) y es la primera empresa en generar un convenio con la NASA para el desarrollo de cultivos en el espacio.
¿Cuántos tipos de equipos ofrecen ustedes a sus clientes y cómo funcionan sus sistemas de oxigenación?

Contamos con nueve modelos Moleaer distintos, cuatro de los cuales se adaptan más a las características de los sistemas de riego agrícola, ya que cuentan con distintos tamaños y equipamiento tecnológico, que lo hacen escalable a múltiples niveles.
En cuanto al sistema de oxigenación, nuestros equipos se conectan directamente al tranque o a la matriz de riego, recirculan el agua y la van cargando con Nanoburbujas de oxígeno.
¿Qué tipo de ensayos tuvieron que realizar antes de empezar a ofrecer el servicio a productores y qué conclusiones obtuvieron?

En base a la evidencia científica diseñamos un set de evaluaciones de terreno, con apoyo de muestras de laboratorio. En una primera instancia trabajamos con centros de investigación privados y públicos, nos apoyamos con asesores y consultores, para así confeccionar los protocolos. Posterior a eso, levantamos capital de CORFO para ayudar a financiar estas investigaciones que fueron básicas para desarrollar la base técnica de nuestra innovación.
Concluimos que la tecnología era muy promisoria para el agro, ya que optimiza el uso de los insumos de una manera sostenible, que es hacia donde va encaminado el sector a nivel mundial.
¿Cuántos proyectos con clientes llevan realizados a la fecha? ¿En qué zonas del país y en qué tipo de huertos o cultivos?

Hoy contamos con 40 validaciones, 25 clientes y 10 ensayos críticos a nivel latinoamericano, aunque la mayoría se realizó con productores chilenos. Hemos aplicado nanoburbujas en hidroponía (lechugas principalmente), arándanos, uvas, cerezas, paltos y cítricos. Hoy día tenemos presencia nacional entre la V y VII región y estamos iniciando proyectos en la I y IV región. Además, ya contamos con un par de clientes en Perú y prontos a abrir en Colombia.
¿En qué consiste el servicio que ustedes entregan a los productores?

El servicio incorpora visitas, instalación de equipos, seguimiento y generación de resultados; Primero visitamos el cultivo, revisamos su tamaño y características, tanto en términos de suelo, como de riego. Nuestros técnicos expertos proponen un equipo generador de Nanoburbujas con una regulación adecuada al tamaño del cultivo, al tranque de riego (si existe) y la zona donde se encuentra. Instalamos el equipo y luego hacemos seguimiento para corroborar que todo esté funcionando permanentemente bien y hacemos las modificaciones que sean necesarias en el proceso. Evaluamos los resultados no solo en términos de cómo impactan al cultivo sino también cómo impactan al suelo, agua y planta, lo que es particularmente importante en los cultivos de paltas.

Algunos casos de éxito

Kapicua llevó a cabo estudios de la aplicación de nanoburbujas en cultivos de cerezas, la fruta líder del mercado de exportación chileno. A partir del aumento de oxígeno disuelto en la incorporación de nanoburbujas al agua de riego, se obtuvieron los siguientes resultados:
En Agrícola Macaya, aumentó un 2,5% el peso promedio en cerezas de la variedad Santina y 10,6% en la variedad Royal Dawn. Además, hubo un incremento del 5,2% en el calibre más grande y por tanto más rentable (mayor a 30mm de diámetro) para la variedad Santina, mientras que la variedad Royal Dawn logró aumentar en un total de 28,5% los dos calibres más rentables (30mm o más). En consecuencia, los ingresos por hectárea aumentaron un 14,32%.
En Agrícola Matetic implementó agua saturada de oxígeno disuelto con Nanoburbujas en sus cultivos, logrando como resultado un aumento significativo en el calibre de los arándanos de hasta un 21,8%.
Para tomates en suelo, en el estudio de nanoburbujas realizado junto a Comercial Rocky, las plantas tuvieron entre 7 a 10 días de adelanto en viraje de color y aumentó el calibre de la fruta en un 14%.
Para lechugas tipo Lollo Bionda, Vivero Los Olmos llevó a cabo aplicaciones de nanoburbujas vía riego, obteniendo un aumento significativo de todas las variables de crecimiento vegetativo: precocidad de cosecha, adelanto de estados fenológicos y mayor eficiencia de las plantas.