Por Covid-19:

Continuidad en el abastecimiento de agroinsumos

Si hace un par de meses era China el centro de atención a nivel mundial por las consecuencias que el Coronavirus estaba teniendo en su población, hoy es el turno de Chile vivir semanas difíciles producto de este mismo virus. Y fue en esa misma época, cuando se decretó pandemia mundial, que Chile vivía sus semanas peak de la agricultura; cosecha, packing y exportación de fruta de temporada.

En plena emergencia sanitaria mundial, y a contra reloj, Chile debía seguir avanzando en sus procesos agrícolas. En esa época el abastecimiento de productos agrícolas se hizo vital para no detener la exitosa producción de la cadena alimentaria, por lo que el esfuerzo de químicas y distribuidores, para llegar con los productos a tiempo a nuestro país, se hizo fundamental.

--
Habiendo terminado la temporada frutícola 2019/2020, y de acuerdo al boletín publicado por ODEPA el 28 de abril 2020, en el período enero-marzo de este año, se registra un total de exportaciones de fruta de 1,015 millones de toneladas. De este total en valor, el 87,5% corresponde a fruta fresca, 11,5% a fruta procesada (jugos, aceites, conservas, congelados, deshidratados), y 1% a frutos secos (nueces, almendras, avellanas, entre otros). Estas tres especies concentran el 80% del valor total de la fruta fresca exportada en el período analizado.

Terminado el periodo de cosecha, en el mes de mayo, la agricultura se adentra en la temporada baja, período en que tanto las plantas como los agricultores se preparan para enfrentar la próxima temporada de la mejor manera posible. Es en esta época cuando las plantas entran en dormancia, reduciendo la actividad metabólica para conservar la energía de su organismo; mientras que los agricultores trabajan en la poda, limpieza de canales, plantaciones, presupuestos y también, muy importante, el programa de productos fitosanitarios para los próximos meses. Y es que la planificación se hace aún más importante, considerando las posibles repercusiones que el coronavirus ha tenido tanto en la logística de distribución a nivel internacional, como en los trámites internos de nuestro país.

Si bien todo el mundo se ha visto afectado por esta pandemia, y muchas industrias han tenido graves repercusiones en la fabricación y producción de insumos, el agro ha sido una de las industrias que ha podido mantener la cadena de abastecimiento con los proveedores internacionales.

Abastecimiento de insumos agrícolas

Todo huerto o cultivo necesita contar con productos fitosanitarios y fertilizantes adecuados, para poder asegurar sanidad y rendimientos, manteniendo la cosecha protegida de plagas y enfermedades, así como también entregando a las plantas los nutrientes necesarios para alcanzar un óptimo desarrollo.

Hay químicas chilenas que importan productos terminados e ingredientes activos, como Anasac, quienes aseguran que hasta ahora no han tenido problemas de tiempos con la importación de productos. Tomás Borzutzky, Gerente de Ventas y Marketing de Anasac, dice que el abastecimiento de fitosanitarios para la presente temporada en la paleta de Anasac se ve normal. “Nuestros proveedores de ingredientes activos y productos terminados, principalmente en China, están trabajando con normalidad, luego de algunas semanas en febrero donde tuvieron intermitencia producto de Covid-19”.

En esa misma línea, Joaquín Pérez, Gerente de Ventas de UPL, sostiene “a nivel mundial, todas nuestras plantas de formulación se encuentran operativas. Por otro lado, en forma local, hemos tomado todas las medidas para anticipar y asegurar la llegada de nuestros productos en forma y tiempo”.

Por su parte, Julio Alegría, CTC de YaraVita Chile, asegura “para nuestra línea YaraVita de nutrición foliar, que viene desde la planta de producción e investigación de Pocklington en Reino Unido, hasta ahora estamos con un normal funcionamiento y flujo de importaciones según planificado para 2020”.

Y es que todas las químicas saben lo importante que son estos productos para la producción agrícola y, por ende, la cadena alimentaria. “Sabemos de la preocupación de nuestros clientes y estamos actuando con las medidas más estrictas de seguridad para nuestro personal”, dice Joaquín.

Logística de transporte y servicio de aduanas

En general, a nivel de industria, todos los importadores de agroquímicos coinciden con que el transporte interno ha funcionado relativamente bien y sin grandes complicaciones considerando la situación global. No obstante, el servicio de transporte externo, especialmente lo referido a barcos y aduanas, sí sufrieron algunos contratiempos.

Según la experiencia de Tomás Pinedo, Gerente Comercial de KWS, “lo anterior se traduce en mayores tiempos de espera con cargas sin poder retirar los productos. Este tema es muy importante ya que normalmente ahí es donde se produce el cuello de botella, entorpeciendo la cadena de transporte”.

Tomás Borzutzky, de Anasac, también concuerda con que hubo semanas en que los fletes marítimos y aéreos no eran tan fluidos como hubiéramos querido. “Sin embargo, debido a la pandemia, esta situación pudiese verse modificada de cara al futuro, tanto en Chile como en el mundo”.

Ahora bien, si nos trasladamos al transporte local, para la industria de transporte terrestre también hay exigencias, comenzando por los salvoconductos, cordones sanitarios y mayores exigencias de seguridad a cada conductor. Esto se ha traducido en un mayor desafío en la coordinación de estos ya que los tiempos de carga han aumentado levemente, “pero confiamos en que todo está siendo para mejor, ya que necesitamos adaptarnos a convivir con este virus siendo responsable con la salud de todos los trabajadores involucrados en la cadena de suministro por medio de la que entregamos los productos de nutrición a nuestros agricultores. Si bien han sido meses de cambios y desafíos podemos dar gracias de que pudimos adaptarnos rápidamente, y ya estamos preparados para cuando aumente la demanda en plena temporada”, dice Julio Alegría.

De todas formas, con coronavirus o sin coronavirus; en temporada alta o baja... La producción agrícola no puede detenerse, porque el mundo tiene que seguir alimentándose y es nuestro deber darle continuidad productiva a nuestros campos chilenos. ¡Fuerza Chile!