Seguimiento Combustible
Sucursales
Portal Clientes

Abril 2022

La precisión es clave en el tratamiento de semillas

Un adecuado establecimiento de los cultivos, una menor pérdida de plantas debido a plagas y enfermedades y una mayor protección durante los primeros estadios son algunos de los beneficios de esta tecnología. 

Por: Florencia Polanco

Fideliza Comunicaciones

En el rubro de los cultivos anuales, maximizar los rendimientos y obtener más kilos por hectárea es un objetivo que todo productor quiere alcanzar. Con un sector agrícola cada vez más competitivo y presionado por la crisis hídrica, ser eficiente en el uso de los recursos, la tecnificación, la mecanización y el uso de nuevas tecnologías son aspectos impostergables para mantener niveles de rentabilidad atractivos.

Por lo mismo, este contexto también exige poner cada vez más atención en el adecuado establecimiento de los cultivos. “Es esencial para optar a altos potenciales de rendimiento”, señala Ricardo Bonert, asesor de Bayer.

Una tecnología que apunta a asegurar aquello es el tratamiento de semillas, un proceso que se realiza antes de la siembra y que consiste en adherir productos a la semilla, principalmente fitosanitarios, pero también nutrientes o bioestimulantes. Su uso es más habitual en trigo, maíz, avena, papas y forrajeras, pero también se aplica en raps, cebada, lupino y remolacha.

Según explica el asesor, además de asegurar un adecuado establecimiento de los cultivos, el tratamiento de semillas genera una menor pérdida de plantas a causa de plagas y enfermedades y entrega más protección al cultivo durante los primeros estadios. “Todos beneficios que apuntan a la obtención de altos potenciales de rendimiento”, dice.

Tendencias

Actualmente, existen cuatro tipos de tratamientos de semilla. Uno es en base a fungicidas, enfocados en controlar diferentes enfermedades, como carbones o mal del pie y también retrasar la aparición de otras enfermedades, como oídios, royas y septorias. Luego están los insecticidas, que se usan para controlar gusanos de suelo y ataques tempranos de pulgones. Ambos se realizan más habitualmente.   

Pero también hay otros tratamientos que están marcando tendencia, que consisten en la aplicación de nutrientes y bioestimulantes, como Zinc, Boro, Molibdeno u otros, dependiendo de las necesidades de cada campo y, por último, los polímeros, que se usan para mejorar la adhesión de los productos fitosanitarios, dar color a la semilla y evitar desprendimiento del producto.

Otra tendencia, aunque en Chile no está muy presente todavía, es el pelletizado, un proceso que deja todas las semillas del mismo tamaño y forma. “Para la siembra de precisión es algo que acomoda, es un adicional que todo esté homogéneo en tamaño”, explica Bonert. Adicionalmente, comenta que se están utilizando cada vez más productos biológicos, como bacterias y micorrizas, con foco en la sustentabilidad y la protección del medio ambiente.

Ahora bien, para obtener buenos resultados no basta con realizar un tratamiento de semillas, sino que este proceso debe cumplir con ciertos estándares de calidad y precisión. Según el asesor, lo primero es siempre usar productos de calidad reconocida y que estén formulados para el tratamiento de semillas. “Usar productos no especializados o con escasa investigación puede provocar fitotoxicidades”, asegura. Lo mismo ocurre si existe una inadecuada dosificación de los productos.

Hoy existen dos formas de realizar un tratamiento de semillas. Uno es con máquinas industriales de alta precisión, las cuales están en las casas semilleras, lo que permite comprar las semillas ya tratadas. Otra opción es que el productor lo haga directamente en el campo, comprando los productos, y realizando las aplicaciones con máquinas móviles de menos volumen.

Según el asesor, uno de los beneficios del tratamiento con máquinas de alta precisión es tener un mayor control de la aplicación, para que sea más homogénea y no exista un problema de sobredosis que provoque fitotoxicidad o de subdosis que disminuya la eficacia del producto.

Otra ventaja es simplificar el proceso. “Con una máquina de precisión sabes que la semilla recibirá la proporción que del producto que se necesita”, sostiene, y agrega que “el costo es bien similar, ya que las casas semilleras manejan mucho volumen, entonces se logran mejores precios”.   

La experiencia del Fundo las Nieves, en la comuna de Freire, ha sido positiva. Entre las especies que cultivan tienen 195 ha de trigo, 196 ha de avena, 68 ha de raps y 96,5 ha de pradera. Su administrador, Héctor Rubilar, comenta que los resultados los han visto con los años. Por una parte, desinfectan semillas de trigo y avena con la máquina de precisión que les presta la química en la que adquieren los productos, mientras que las semillas de ballicas y raps las compran ya desinfectadas. 

“En Chile ha habido muchos logros en el rubro de las semillas. Hace no muchos años atrás era impensado aspirar a rendimientos promedio más allá de 100 QQ/ha”, dice Rubilar, aunque considera que todavía falta avanzar. “Hoy se está trabajando en la mayoría de los campos con maxisacos de 500 kilos y veo que las máquinas desinfectadoras no se han adecuado a este nuevo tipo de envases para realizar una desinfección más adecuada”, complementa.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
Seguimiento de Combustible
Sucursales
Portal Clientes