Chile, país importador de combustible:

El Petróleo a nivel internacional y su impacto en Chile

Chile es un importador neto de combustibles. El precio del combustible al que acceden los ciudadanos chilenos depende, principalmente, de los costos de paridad de importación, así como también del tipo de cambio de la semana de cálculo, impuestos y costos operacionales.

Conversamos con Manuel Moreno, Gerente de Negocios Combustibles de Coagra, quien se refiere a este tema y al impacto que tiene el escenario internacional en el precio del petróleo en Chile.
1- ¿Cómo afecta a Chile los abruptos cambios que ha tenido el combustible a nivel internacional?
Chile es un país importador neto de combustible, es decir, dependemos de otros países para satisfacer nuestra demanda energética de hidrocarburos. Por otra parte, la política de precios de combustibles de Enap está indexada a los costos de paridad de importación, esto significa, a los costos de oportunidad de traer combustibles refinados a Chile desde un mercado lo suficientemente amplio y profundo, incluyendo los costos operacionales de traslado e internación al país. La paridad de importación se expresa en dólares por lo tanto el precio final que vemos en la calle y en las estaciones de servicio es afectado por el tipo de cambio también.
2- ¿Por qué el precio del petróleo bajó abruptamente a nivel internacional?
En el mes de abril nos enfrentamos a un desplome de los precios a nivel internacional, donde, en resumen, confluyeron dos factores; por una parte, la disminución de la demanda a nivel mundial producto de la pandemia y sus efectos sobre las economías locales; y por otra, el “no acuerdo” entre los países miembros de la OPEP y Rusia, respecto de la reducción de las cuotas de extracción de petróleo. En síntesis, el exceso de oferta y la contracción de la demanda propiciaron esta tormenta perfecta en el mercado de petróleo.
3- ¿Por qué la baja en el precio de los combustibles en Chile ha sido lenta y no abrupta como lo observado con el barril de petróleo?
Son diversos los factores que intervienen en el precio que vemos a nivel de calle, o servicentros, por lo cual detallaré cada uno:

a) Marcadores y período de cálculo del precio de paridad de importación
La política de precios de paridad de importación refleja los costos de oportunidad de traer un determinado combustible a Chile e integra en su fórmula el marcador para este producto refinado, obtenido de un mercado grande y profundo, y no directamente el precio del barril de petróleo.
Estos marcadores de productos refinados, así como otros que integran la fórmula del precio de paridad de importación, como el flete marítimo, se mueven acorde a sus propios drivers y no necesariamente se ajustan a las curvas de precios del crudo. Ahora bien, para obtener los precios que rigen desde cada jueves, se considera un período de cálculo equivalente a las dos semanas anteriores de los marcadores comentados y de los costos operacionales de internación, por cual se produce un desfase natural.

b) Tipo de cambio
El precio de paridad de importación que se obtiene en este punto está expresado en dólares por metro cúbico, por lo cual se debe pesificar considerando el tipo de cambio observado para el período de referencia, es decir, el dólar tiene un impacto directo en el mayor o menor precio que los consumidores pagamos por litro de combustible.

c) Impuestos
Al valor de paridad en pesos hay que agregar el impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto específico, con sus componentes base y variable.

d) Costos operacionales
Finalmente al valor de paridad en pesos se le agregan los costos operacionales para trasladar el producto hasta las distintas estaciones de servicio o estanques de cada cliente.
4- ¿Cuál es el impacto del impuesto específico en el valor final por litro?
El impuesto específico fijo de los combustibles tiene su origen después y a raíz, del terremoto de 1985 con la finalidad de recolectar recursos para financiar la estructura pública que fue dañada por el sismo (LEY 18.502). Actualmente, este gravamen alcanza 1.5 UTM por m3 para el petróleo diésel y 6.0 UTM/m3 para las gasolinas, aproximadamente $75 y $300 para cada litro de combustible respectivamente.
Por otra parte existe un impuesto específico variable o MEPCO. El objetivo de este mecanismo es establecer un sistema de estabilización para evitar las alzas y bajas bruscas para la gasolina y el diésel, incrementando o rebajando el impuesto específico fijo.
En el caso del petróleo diésel este impuesto variable alcanzó a principios de junio 2020 aproximadamente $142 por cada litro que se adquiría. Es decir, el impuesto específico total para el petróleo diésel (base + variable) alcanzó la primera semana de junio $ 217 por cada litro, siendo esta razón, más todas las otras comentadas anteriormente, por la cual hemos visto un descenso atenuado en los precios y disminuciones de solamente $6 por litro semana a semana en el valor final del petróleo diésel. Claro está que cuando los precios suben a nivel internacional, abruptamente este mecanismo actúa en el sentido inverso, es decir, bajando el impuesto específico base y produciendo un alza del precio final moderada.