CONCEPTO SMARTBLEND:


Uso inteligente y eficiente de mezclas de fertilizantes.


Por estas fechas a lo largo de Chile, y producto de los cambios climáticos que hemos sufrido como país a causa de la sequía que nos aqueja, hemos debido enfrentarnos a siembras y fertilizaciones más tardías de lo normal, sobre todo en la zona centro sur de Chile. Caso ejemplar son las siembras de maíz, donde se aplican a mano a altas dosis de Nitrógeno y uso de “mezclas tipo” prácticamente réplicas de recetas con porcentajes de NPK que incluso se van repitiendo en algunas zonas y macrozonas de una misma región.
Esta práctica va multiplicando su uso dado que en algunos casos, su éxito en cuanto a composición y dosis aplicadas en un cultivo como el maíz son propias de un sector del predio, de su manejo anual de suelo en el tiempo, maquinaria con que se trabaje, condición climática específica del sector (temperatura, humedad, exposición), tipo de suelo (estructura, textura, drenaje, pH, etc), por consiguiente no pudiendo ser una receta o replica a utilizar en otro predio y/o zona. Es por esta razón que debemos resaltar el poder trabajar la fertilidad de suelos de forma detallada y eficiente. Para ello, debemos partir por realizar análisis de suelos año a año en los sectores en donde vamos a realizar la rotación y siembra de nuestro cultivo base, pensando en el mediano plazo (de 4 a 5 años). Interpretar los estudios de suelo por un experto y presentar alternativas de fertilización para corregir o mantener los niveles de cada macro y micronutriente en el suelo, significa al mejoramiento nutricional pensando en maximizar rendimiento y calidad de producto final.
Luego de tener los resultados que entregue el laboratorio de suelos, hay que interpretar estos resultados, determinando las cantidades de nutrientes que se encuentran por debajo de la demanda del cultivo, según rendimiento a alcanzar. Es decir, saber si corregir o mantener niveles por elemento, llevarlos a su nivel de suficiencia ideal como un “Banco nutricional de suelo” que permitan lograr que las raíces cumplan mejor su labor de crecer, explorar, interceptar, capturar, absorber y distribuir agua y nutrientes dentro de la planta para llegar a ser transformado en producto final de calidad y de alto rendimiento.

Se debe tener conciencia de que lo que se busca es fertilizar el suelo para nutrir de forma eficiente a la planta en sus distintos estados de desarrollo, para lo cual se deben tener presentes ciertas precauciones y fundamentos técnicos que ayuden a obtener resultados tangibles en el corto a mediano plazo.

Desde el punto de vista “Calidad de suelo”, los nutrientes más trascendentales que deben estar presentes en cantidades óptimas para el desarrollo de cultivos de alto potencial son el nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), Azufre (S), calcio (Ca) y magnesio (Mg). Esto acompañado de pH neutros (pH 6 idealmente), alta suma de bases y baja saturación de Aluminio. Sobre esta situación el agricultor o productor se siente con el desafío de mejorar, para lo cual trabaja con mezclas tipos recomendadas para un cultivo o zona específica, pero que lamentablemente no se deba ajustar a la realidad de cada potrero o fundo. Hoy en día, se copian mezclas de fertilizantes cuya ley o composición de N-P-K-S-Mg puede no ser la correcta según tipo de suelo, nivel de fertilidad, cultivo, manejo anterior, incorporación o no de rastrojos o fuentes de materia orgánica, entre otras que se esté trabajando. Es por ello que hay que diagnosticar en base a la realidad y demanda del suelo y el cultivo, siempre adaptando las mezclas de fertilizantes al suelo del campo y no al revés.
El uso de mezclas de fertilizantes de bajo costo va de la mano de la utilización de rellenos o fillers que complementan las cantidades de cada componte de la mezcla para que se cumpla el requerimiento, lo cual también influye en hacer menos eficiente la disponibilidad y reacción de los nutrientes en el suelo para que sean absorbidos por las raíces, ya que cuando se rellena con cal, yeso o kieserita, la solubilidad de estos componentes y su posterior utilización para ser absorbidos por la raíz no es la más eficiente, por lo que influye directamente en ser más lenta la entrega de los nutrientes que se requieren por parte del cultivo.

CNA Chile Fertilizantes ofrece la línea alternativa de mezclas SmartBlend, que son mezclas físicas de fertilizantes compatibles, pero sin el uso de rellenos o fillers tal como yeso, cal o kieserita. Entregando proporciones justas de NPK, Mg, S. A ello se suma la tecnología MICROTEC, la cual consiste en recubrir todos los gránulos de la mezcla con Boro y Zinc, en distintos porcentajes, Boro al 0,1% y Zinc al 0,1 y 0,3%.

Es importante señalar que el tiempo de acción rápida o lenta de reacción por parte de la mezcla de fertilizantes en los suelos, va a depender de la solubilidad que presentan los componentes de dicha mezcla. Si le mezcla lleva relleno como Cal, Yeso o kieserita, la solubilidad de éstas el muy baja respecto a la úrea, Superfosfasto triple, Sulfato de amonio, muriato de potasio, etc., por lo que la entrega o disponibilidad de dichos nutrientes (Calcio, Magnesio, azufre y potasio, será mucho menor y en mayor tiempo, lo cual lo hace menos eficiente para que la planta por medio de las raíces lo puedan “consumir” y transformar en producto de valor.