Temporada de ciruelas D’Agen: ¿Qué esperar?

Las estimaciones apuntaban a que esta temporada sería muy buena para los productores y exportadores de ciruelas D’Agen. Sin embargo, factores como la lluvia de fines de enero, el presunto hallazgo de trazas de coronavirus en cerezas en China y la escasa mano de obra, entre otros, fueron poniendo el escenario cuesta arriba. Conversamos sobre esto con la ASOEX y con Felipe Miranda, productor y exportador de ciruelas D’Agen.
Todo apuntaba a que ésta sería una buena temporada para los productores y exportadores chilenos de ciruelas D’Agen, tanto frescas como secas. Y es que Estados Unidos y Argentina, dos grandes exportadores de ciruelas D’Agen en seco, habían presentado una baja de un 20% en su volumen, por lo que los mercados mundiales se encontraban ávidos de recibir más de esta fruta.

Debido a eso, muchos productores chilenos habían optado por irse a ese mercado, dejando de lado el negocio del fresco, lo que, a su vez, favorecía a quienes tenían decidido exportar a China en fresco, ya que disminuiría la oferta y aumentaría la demanda, mejorando el precio.

Por otro lado, a comienzos de esta temporada se contaba con el antecedente de que el año pasado el precio del fresco había sido muy bueno. Sin duda que en ese precio influyó la calidad de la fruta enviada, pero también la cantidad; no hay que olvidar que hace dos temporadas atrás los exportadores chilenos colapsaron el mercado chino llevando 2.400 contenedores, mientras que el año pasado fueron solo 1.300 contenedores.

Para esta temporada 2021, y de acuerdo a lo conversado con Ronald Bown, presidente de la ASOEX, “antes del inicio de esta temporada, ASOEX realizó una estimación de la cantidad total de ciruelas D´Agen a exportar en fresco, en la cual se proyectaban 53.205 toneladas, lo que representaba un crecimiento de 85% versus la temporada anterior. El 97% de estas ciruelas se exportan a China, el resto a EEUU y Taiwán principalmente”.

Considerando lo anterior, y sabiendo que el mercado en seco estaba ansioso por más fruta, muchos productores decidieron irse a seco y evitar el riesgo de una caída en los precios. “Sin duda que esto liberaría el mercado de los frescos, generando una competencia mucho más sana, ya que no se satura ninguno de los mercados y nos da más opciones a los exportadores”, cuenta Felipe Miranda, fundador de Olivar Export, que entre otras cosas exporta ciruelas D’Agen en fresco.

Lluvia estival y posible presencia de Covid-19 en cerezas; una mala combinación

A pesar de las estimaciones antes mencionadas, a la fecha, en fresco, se han exportado 24.205 toneladas, un 7% menos si se compara con la misma fecha en la temporada pasada. Y es que como bien saben los agricultores, cada temporada el clima y los factores externos juegan un rol importante en su desarrollo. Así es como en una segunda estimación realizada por ASOEX, indicó que esta temporada “se exportaría un total de 35.300 toneladas, es decir, un 34% menos que la proyección inicial indicada -de poco más de 53 mil toneladas-, lo que se explica por dos razones principalmente: las lluvias de finales de enero y los problemas de las cerezas en China relacionadas al Covid-19”, asegura Ronald Bown.

Para entender mejor el escenario al que se enfrentaron productores y exportadores de ciruela, hay que considerar, por un lado, los 80 y hasta 100 milímetros de lluvia caídos en la zona norte -epicentro de la producción de D’Agen en Chile-, en plena época de cosecha de dicha fruta para fresco. Felipe Miranda asegura que se perdieron días claves para cosechar, “muchos productores perdieron 3 días debido a la lluvia, más uno o dos días sin poder entrar al campo por el barro y esto se convirtió, en algunos casos, en solo 7 días como máximo de cosecha. Sumado a eso, no hay que olvidar la escasez de mano de obra que hemos vivido esta temporada en todo el sector agrícola”. También hay que considerar que debido a las precipitaciones la fruta mostró una baja de presión importante y muy rápida lo que obligó también a parar antes las cosechas. “Esto también nos obligó a cambiar algunas estrategias de embalaje y manejos postcosecha, por lo que bastante fruta partida y blanda hicieron que los porcentajes de embalaje bajaran a nivel industria, con el fin de tener una caja terminada a gusto de nuestro consumidor”, dice Felipe Miranda, de Olivar Export.

Por otro lado, y justo antes de que cayera la lluvia de enero, todo parecía verse muy bien, hasta que una noticia de posibles trazas de coronavirus en cajas de cerezas en China desplomó el mercado. La noticia se expandió fuertemente y llegó a oídos de los productores de ciruela D’Agen, por lo que muchos decidieron no hacer fresco.

¿Qué esperar para el fin de temporada?

De acuerdo a los cálculos de la ASOEX, el peak de embarques de D´Agen en fresco a China ocurrirá entre la semana 7 y 8, los cuales deberían llegar al mercado entre 21-23 días más, por lo que creemos que el peak de llegada ocurrirá la segunda quincena de marzo.

Y si bien es difícil prever cómo se comportará el mercado de fresco, tanto productores como exportadores están confiados en que los precios serán prometedores. “Los clientes dicen que estamos siendo más responsables en la calidad, color y ‘dulzor’, hemos dejado atrás los primeros envíos de fruta verde de años anteriores y eso se ha premiado con mejores precios al inicio de esta campaña. Esperamos un buen año producto de la poca cantidad de fruta cargada, la ciruela D’Agen es un producto que les gusta mucho y si les entregamos lo que ellos quieren, tendremos buenos resultados”, reconoce Felipe Miranda. Y es que, según su experiencia, el consumidor chino quiere fruta dulce, que se coma bien, además de que sea firme, de buen color y tamaño.

En esa misma línea, Ronald Bown sostiene que todavía hay poca fruta en el mercado, “por lo que es difícil realizar un análisis muy profundo, junto a que la exportación está atrasada versus la temporada anterior por todo lo que ha ocurrido en China. Esperamos que se exporte un poco menos volumen que nuestra estimación y que tengamos una buena temporada, aclarando que existe mucha incertidumbre aún, dado los eventos ocurridos en las cerezas”.