El Agro en tiempos de Coronavirus

Hace algunas semanas en el sector agrícola nacional el principal tema de conversación era el boom de las cerezas y los efectos de la sequía, y si bien estábamos atentos a lo que empezaba a pasar en China con un nuevo virus, no imaginábamos la enorme implicancia que tendría el COVID-19 directamente en nuestras vidas. Sin embargo, ahora que tenemos a casi todo el mundo adoptando medidas drásticas en términos sociales y comerciales, y con una recesión ad portas; nos preguntamos: ¿cómo afectará la crisis del Coronavirus al sector agrícola chileno?
--
Al día lunes 6 de abril 2020, en Chile se registran 4.815 personas contagiadas por el Coronavirus, de las cuales 37 lamentablemente han fallecido y 728 se han recuperado. Son cifras que sin duda preocupan a las autoridades, ya que, si bien han ido aumentando en una curva con crecimiento sostenido, no se puede proyectar exactamente cómo será el comportamiento en los próximos días y semanas, ni cuándo podremos contar con alguna vacuna contra el COVID-19. Otro de los aspectos que de alguna manera se deja entrever como una preocupación entre las autoridades de Chile y el mundo, es de qué manera se verá afectada la economía a nivel global.
Es por lo anterior que el Gobierno ha tenido que tomar medidas de prevención, las cuales han sido necesarias para algunos, insuficientes para otros y exageradas para unos cuantos. Pero si hay algo en lo que todos estamos de acuerdo, es que dichas medidas han afectado el normal funcionamiento de empresas, familias, colegios, universidades y toda la sociedad en general. Es así como mucho se ha especulado acerca del quiebre de la cadena de abastecimiento y en consecuencia la posible escasez de alimentos, pero el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, realizó un balance de la situación al 23 de marzo y aseguró que todas las producciones agrícolas, packings, procesos, transportes y puertos siguen funcionando con normalidad a esa fecha. “Queremos que todos los productos del campo puedan seguir estando en la mesa de todos los chilenos durante tres veces al día. Por eso, lo primero que hemos hecho ha sido declarar a la agricultura como una actividad de infraestructura crítica, es decir, la agricultura no puede parar. El campo no puede parar, porque la gran cantidad de alimentos que tenemos en Chile lo produce nuestra agricultura”, afirmó el titular de la cartera y agregó “por eso, en el caso de tener cuarentenas más estrictas en el futuro, habrán salvoconductos especiales para todas los trabajadores del sector”.
A diferencia de la mayor parte de los sectores productivos, hasta ahora el agro ha podido continuar relativamente bien con la cadena de producción. Así lo cuenta Ronald Bown, presidente de la ASOEX, quien afirma que a pesar de los problemas que se han presentado en los principales mercados por la aparición del COVID-19, “las exportaciones se han mantenido dentro de los márgenes esperados para esta temporada, teniendo, con respecto a la misma fecha de la temporada anterior, una disminución de tan solo un 4% en cuanto a toneladas exportadas”.

De todas formas, el hecho que hasta ahora todo esté funcionando dentro del marco de lo esperado, no significa que algunos sectores de la industria agrícola no haya enfrentado dificultades.

El impacto del coronavirus en las cerezas chilenas

En Chile, los cereceros fueron unos de los primeros y más preocupados por el brote del COVID-19, que, desde fines de diciembre 2019, comenzaba a afectar a su principal importador de cerezas, China. Sin embargo, hasta antes del Año Nuevo Chino no se veían mayores impactos en el precio promedio de las cerezas exportadas desde nuestro país, en relación a la temporada anterior. Es más, el 28 de enero el presidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), Jorge Valenzuela Trebilcock, señalaba a través de un comunicado que, “hasta este minuto hemos observado buenos precios esta temporada por la cereza chilena. La demanda ha sido consistente, debido al tamaño del país y la calidad de nuestra oferta”.
Pero la situación cambió radicalmente los primeros días de febrero, cuando los cereceros chilenos se enteraban que habían cerca de dos mil contenedores de fruta varados en los puertos de China por causa del COVD-19.
René Wünkhaus, socio fundador de Cherry Group Export, afirma que con las liquidaciones de precios recibidas desde China, en general los precios FOB de esta temporada, hasta antes del efecto Coronavirus, fueron mejores que la temporada pasada en los calibres de Jumbo y superiores, e iguales o algo menores en XL y L. “Respecto a los precios de la fruta que se tuvo que comercializar después del Año Nuevo Chino, en plena crisis del coronavirus, los precios FOB son al menos un 50% menores a los que se obtenían antes del año nuevo. Esto significa, a nivel de Retorno Neto Productor, una baja de al menos un 60% a 70% del retorno esperado sin esta crisis”.

Dejando de lado los precios propiamente tal, el efecto coronavirus también se vio reflejado en otros ámbitos; desde los puertos de desembarque hasta los mercados de ventas. Wünkhaus sostiene que lo más relevante es que “por más de dos semanas no funcionaron los dos mercados más importantes para frutas de importación en China, como es el mercado de Frutas de Guangzhou y el de Shanghai”. Fue así como los importadores tuvieron que buscar otras formas para enviar la fruta a los mercados secundarios desde donde se abastecen las tiendas minoristas, los supermercados locales, las tiendas virtuales y otros. “También hubo muchos problemas con desaduanar los contenedores desde los distintos puertos de desembarco, pero en general, los importadores con más años en el negocio no tuvieron grandes problemas en este sentido. Reaccionaron bien, rápido y con esto se evitaron los problemas posteriores que se vieron en los puertos”, cuenta Wünkhaus.
Más cercano al fin de la temporada, hubo algunos exportadores chilenos que optaron por regalar las cerezas que tenían en los puertos del Gigante Asiático, para que ésta llegara a buenas manos y no se pudriera en el intento. En términos porcentuales, se estima que alrededor del 20% de la fruta enviada a China, de alguna u otra manera, fue afectada por el COVID-19.

Voces del sector agrícola

Si bien la temporada de cerezas ya se dio por terminada en nuestro país, aún nos queda ver cómo se desarrollará y terminará la temporada para otras especies, como es el caso de la uva de mesa, manzanas, peras, kiwi, nueces y otros. Sin duda que una parte importante del éxito o fracaso de dichas variedades estará dado por las medidas y facilidades que las autoridades establezcan.
Considerando lo anterior, y de acuerdo a lo publicado en la página del Ministerio de Agricultura, el día martes 17 de marzo 2019, Cristián Allendes, Director de Fedefruta, sostuvo que lo más importante hoy para los productores “es que no se corte la cadena productiva, partiendo desde la cosecha, los packing y las exportaciones. Hoy estamos en plena exportación, donde los productos que estamos produciendo son los más importantes en valor como lo es la uva de mesa y ya hemos sufrido un año complejo, por eso es muy importante que la autoridad nos vaya ayudando a que esto funcione principalmente con las medidas higiénicas. Estamos haciendo lo posible en los campos para que la gente tome conciencia para que nuestros trabajadores tengan menos contagios posibles”.
En esa misma línea, Ronald Bown, en entrevista con Coagra sostuvo “Hoy nuestra principal preocupación es la seguridad y salud de nuestros trabajadores, por lo cual elaboramos, junto a la Fundación para el Desarrollo Frutícola, un instructivo que ya tiene su versión número 2, denominado Buenas Prácticas para la Prevención de Coronavirus CoV-2 en Instalaciones Frutícolas”, al cual se puede acceder aquí.

El Presidente de la ASOEX también sostuvo que es necesario cumplir con estrictos protocolos en cuanto a sanidad, higiene e inocuidad, lo cual ha sido transmitido y ampliamente implementado por las empresas del sector, tanto a nivel de huerto como centrales de embalaje. “Además, estamos monitoreando constantemente lo que ocurre en los mercados y la cadena logística dentro de país, desde la producción hasta las actividades portuarias, para poder proveer de información oportuna a los participantes de la industria frutícola”.

Medidas del Ministerio de Agricultura

Entre las distintas medidas adoptadas por el Ministerio de Agricultura, y como una forma de aliviar la carga de los agricultores usuarios de Indap ante los efectos del COVID-19, se determinó prorrogar por tres meses lo pagos de los créditos. Esta medida tendrá un efecto inmediato y se realizará de forma automática para todos los agricultores usuarios de Indap del país y se evaluará su extensión en el tiempo. Tal como lo explicó el Ministro Walker, “esta medida busca que los agricultores no se expongan a aglomeraciones y puedan permanecer seguros en sus hogares. La idea de esto aliviarlos de trámites ya que todos los vencimientos de los créditos de la agricultura familiar campesina se van a prorrogar por los próximos 3 meses”.

Por otro lado, la cartera de Agricultura, en conjunto con la CONAF, resolvieron, como una medida preventiva, cerrar la totalidad de las áreas silvestres protegidas del Estado, que ascienden a 105 unidades. La medida ya comenzó a aplicarse y tiene como objetivo frenar o minimizar el impacto del Coronavirus entre los guardaparques y turistas chilenos y extranjeros que durante la temporada estival visitan en un alto número los 41 parques nacionales, las 46 reservas nacionales, los 18 monumentos naturales y los 2 santuarios de la naturaleza que administra CONAF.

Finalmente, el Ministerio también publicó una lista de medidas que deben adoptar los Fundos Agrícolas para evitar el contagio y propagación. Además, sostuvo que cualquier persona del sector agrícola que se encuentre infectada o que haya sido mandatada por un centro asistencial a permanecer en cuarentena, deberá solicitar su licencia médica respectiva.