¿Cómo se ha visto afectado uno de los principales sectores productivos?:

Consecuencias del estallido social en la Agricultura chilena


Nadie en Chile ha quedado indiferente ante la llamada crisis social, la cual estalló el pasado viernes 18 de octubre, ad portas del inicio de la temporada frutícola. Y si bien, de alguna u otra manera todos nos hemos visto afectados, algunas industrias han sido mucho más golpeadas que otras.

La agricultura, que el año 2018 tuvo un crecimiento de 5,8%, es un sector que durante unos meses se juega prácticamente el trabajo de todo el año, por lo que no puede darse el lujo de parar sus faenas, y sus trabajadores lo saben muy bien.
--
Jaqueline González trabaja hace más de 25 años como temporera en los campos de la zona de Coltauco, Región de O´Higgins. Ella es madre de 2 hijos y con el sueldo que obtiene en las temporadas de fruta, mantiene a su familia durante la mayor parte del resto del año, por lo que cuando explotó la crisis social, a ella lo que más le preocupaba era poder llegar a trabajar. Y así lo hizo. Pese a las dificultades, no faltó ningún día a su puesto de trabajo y lo cuenta orgullosa. Al igual que Jaqueline, la mayor parte de los trabajadores agrícolas continuaron con sus actividades normales, pese a la crisis que estaba viviendo el país.

El caso de Jaqueline refleja lo que ha sido hasta ahora el estallido social para el sector agrícola, que si bien ha tenido algunos inconvenientes para desarrollarse de manera normal, no se ha visto mayormente golpeado. Esto se explica principalmente porque todos los involucrados del agro, desde los temporeros, productores, exportadores, prestadores de servicios, proveedores y, en definitiva, todos los que participan en la cadena agrícola, saben que dependen principalmente de los ingresos obtenidos en esta época para el resto del año y son ellos mismos los que han procurado cuidar el sector.

Es por eso que la crisis social no ha traído grandes consecuencias desde el punto de vista económico en el agro, pero sí ha dejado al descubierto brechas sociales de las cuales es importante hacerse cargo. “La crisis social actual muestra una diversidad de necesidades que para el sector agrícola se expresa en las brechas que persisten en el mundo rural. Entendiendo la profundidad de lo que ocurre, no sólo nos enfocaremos en las consecuencias en el ámbito económico, sino que también podemos hacer un análisis de las brechas sociales que esta crisis permitiría visibilizar” aseguró el ministro de agricultura Antonio Walker, en entrevista exclusiva con Coagra. (leer entrevista completa aquí).

Imagen país: ¿se verán afectadas las exportaciones chilenas?

Una de las primeras medidas que se adoptó una vez que explotó el estallido social, fue la suspensión de Chile como anfitrión de la APEC y COP 25, lo cual inmediatamente encendió las alarmas de cómo afectaría en la “imagen país”.

“Esta crisis social es un fenómeno mundial que no sólo afecta a nuestro país, sino que también se vive en otras latitudes. Afortunada y orgullosamente, Chile cuenta con una larga tradición democrática, con grandes logros económicos que se traducen al nivel social también”, afirmó la directora regional de ProChile O´Higgins, Sofía Silva. Quien además agregó que su propósito “es convertir este desafío en una oportunidad para construir un país más inclusivo, dándole un sentido al desarrollo económico. En ese contexto, el agro, como uno de los pilares de nuestra reputación internacional a través de productos de primera calidad y altamente saludables, juega un papel fundamental que debemos profundizar y continuar desarrollando”.

Todos concuerdan en que una de las variables más importantes para que la “imagen país” no se vea afectada, es cumplir con las entregas comprometidas, y en ese sentido, la logística juega un rol fundamental. Felipe Contesse, gerente general de Mallinko, sostiene que, si bien no cree que la crisis social vivida en nuestro país las últimas semanas vaya a afectar en gran medida a las exportaciones de cerezas, “tenemos que ser precavidos y cuidadosos en la logística y transporte de la fruta, cuidar la cadena de frío y estar coordinados con el puerto y aeropuerto”.

Así también es que desde ProChile, uno de sus focos de trabajo este último mes ha sido apoyar con más fuerza que nunca a las empresas exportadoras para que puedan cumplir con sus contratos adquiridos. “Hemos estado en permanente contacto y coordinación con nuestras contrapartes públicas involucradas en el proceso exportador, como el Servicio Agrícola y Ganadero y el Servicio Nacional de Aduanas con el fin de agilizar al máximo los trámites respectivos, especialmente en este período, donde frutas como las cerezas están en pleno proceso de embarque”, explicó Sofía Silva.

Asimismo, este organismo lanzó un paquete de medidas como simplificación de trámites, monitoreo, red de convenios logísticos, documentos de inteligencia comercial y reagendamiento de actividades. Todas estas iniciativas buscan contribuir a la tranquilidad de las empresas y a apoyarlas para que puedan cumplir con sus compromisos internacionales, y así seguir apoyando al crecimiento del país. “Queremos que las empresas de menor tamaño puedan seguir exportando, internacionalizarse, además de diversificar sus mercados y productos. Esperamos beneficiar a cerca 500 empresas exportadoras de todo el país”, concluyó Sofía Silva.

La crisis social en Chile y los puestos de trabajo en el Agro

Según datos del ministerio de Agricultura, durante el año 2018 la agricultura fue el sector de la economía chilena que más creció, alcanzando un crecimiento de 5,8%, con exportaciones por US$18 mil millones y, lo más importante, con la creación de más de 800 mil empleos.

Sin embargo, muchos de esos puestos de trabajo son temporales, por lo que cuidarlos es el interés número uno de los mismos trabajadores, y la manera de hacerlo es velar por el desarrollo normal de la producción, cosecha, selección, embalaje y transporte de la fruta. Felipe Contesse, cree que de parte de todos los involucrados del sector agrícola “hay un ánimo de apoyar a la agricultura, ya que es un rubro que da mucho empleo en esta época y los ingresos anuales de muchos temporeros, productores, exportadores y prestadores de servicios dependen en gran medida de los resultados obtenidos en estos meses”.

Es así como, a diferencia de otros sectores productivos de Chile, la mayor parte de los que están involucrados en el proceso de la producción agrícola han procurado cuidar la agricultura y continuar de la mejor manera posible con la normalidad de su actividad, al igual que Jaqueline. Sabiendo además que esta será una temporada especialmente difícil por la sequía que está atravesando el país.

Por su parte, Jaime Pérez, subgerente comercial de Prize, cree que como industria hay que conversar con las distintas áreas relacionadas; escuchar, entender y solucionar las demandas que se plantean a mediano y corto plazo. “Hay muchas variables de las que dependemos para poder exportar la fruta, por lo que como industria es necesario resolver eficientemente las medidas más urgentes”, afirma.