Entrevista a Ronald Bown, presidente ASOEX:

“Chile debe ampliar y diversificar sus mercados”

La Guerra Comercial entre Estados Unidos y China ha creado una gran incertidumbre en la economía mundial, y mantiene la tensión en todo el resto de los países que se han visto afectados indirectamente por esta nueva forma de disputa entre las potencias más importantes del mundo. Conversamos con el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile, ASOEX, Ronald Bown, quien nos contó cómo podría afectar esta lucha arancelaria a uno de los principales rubros exportadores de nuestro país. Ver artículo sobre La Guerra Comercial y sus repercusiones en el Agro chileno, aquí.

¿Cuáles son los principales riesgos de la guerra comercial para las exportaciones de fruta de Chile?

La guerra comercial entre China y Estados Unidos de América, debe ser analizada de manera global, pues esta disputa está afectando las reglas del libre comercio internacional, así como el respeto a los Tratados de Libre Comercio, lo cual es grave, especialmente cuando Chile es un país de economía abierta y que basa su desarrollo en el comercio internacional.
China y los Estados Unidos de América son dos de los principales mercados de exportación de las frutas chilenas, por lo que cualquier situación que afecte el comercio entre ellos, puede tener efecto directo en nuestra industria.
Además, nuestra oferta de frutas frescas es principalmente en contraestación con respecto a las producciones de China y EE.UU. , por lo cual los posibles efectos tienen que ver con especies que se pueden guardar, como las manzanas o la uva de mesa, que en algún momento de la temporada se puede topar con fruta de ambos países que aún estén disponibles en el mercado local, o bien, hayan sido redestinadas a mercados donde nuestro país tenga presencia, que por efecto de mayor volumen existente, haga más lento el proceso de comercialización y por ende, pueda provocar una posible disminución de los precios.
Aun así, no tenemos reportes de que esta “guerra comercial” haya afectado a nuestras exportaciones de fruta fresca en forma importante durante esta temporada, como sí lo fue el caso de las nueces chilenas que son exportadas a India que sufrieron un alza de aranceles en forma indirecta como resultado de esta situación.
¿La guerra comercial puede abrir oportunidades para las exportaciones chilenas?
En el caso del sector exportador de frutas, la preocupación no es distinta a otras industrias exportadoras, por lo mismo, más que mirar posibles oportunidades para nuestras frutas en mercados específicos, se requiere una mirada más amplia de mediano y largo plazo, ya que por ejemplo, Estados Unidos de América es un país con tradición exportadora, al igual que China, por ello, los productos que no logren ingresar a China, serán desviados a otros destinos, lo que puede causar una distorsión en los mercados como es el caso de Europa y Latinoamérica, generando de esta forma una sobreoferta en determinados productos, situación que no es conveniente para nadie.
¿Cuáles podrían ser los posibles diversos escenarios, a corto y mediano plazo, de la guerra comercial?
Esperamos que esta situación se solucione en el corto plazo, pues este tipo de conflictos generan distorsiones en el comercio internacional, lo que termina afectando en definitiva a los consumidores, quienes no pueden acceder en forma libre a productos a un precio razonable y en el momento oportuno.
Por lo anterior, es que estamos convencidos que Chile debe ampliar y diversificar sus mercados, con el objetivo de contar con la mayor cantidad de mercados disponibles para la fruta y diluir de esta forma los riesgos asociados a dificultades en determinados mercados. En este sentido, creemos fundamental la aprobación de tratados como el CPTPP 11, con el propósito de contribuir a la competitividad de la industria, ya que Chile es una economía abierta al mundo, basando buena parte de su crecimiento en la celebración de múltiples Tratados de Libre Comercio, generando ventajas respecto de nuestra competencia, lo cual no se está considerando en su debida forma en la discusión que se ha desarrollado en el Congreso Nacional. Esta situación colocaría a nuestro país, desde el punto de vista frutícola, en una situación muy desmejorada con respecto a nuestros principales competidores (Australia, Nueva Zelanda y Perú), los que sí forman parte del Acuerdo, quienes accederían con mejores condiciones arancelarias a mercados tan importantes como Japón y Vietnam. Lo que hemos podido apreciar últimamente en vastos sectores de nuestro Parlamento, es una suerte de retroceso respecto de lo que ha sido nuestra base fundamental de nuestro desarrollo como país, vale decir, colocar en tela de juicio la conveniencia de suscribir tratados de libre comercio.
Otro aspecto que también se debería intensificar en el contexto actual, son las acciones asociadas a la promoción de los productos junto con un mayor impulso a la imagen país, con una definitiva y decidida implementación en fundamentos de largo plazo.
En el hipotético caso de que en algún momento sea necesario elegir uno u otro bando en esta disputa. ¿Cuál crees que debería ser la posición de Chile y por qué?
No estimamos prudente que Chile deba elegir un bando al cual apoyar, dado que ambos países son importantes socios comerciales, junto con que nuestro país ha sido un ferviente defensor del libre comercio entre las naciones, por lo cual esperamos que este tipo de conflictos se solucione a la brevedad, respetando las reglas de comercio internacional.
Este conflicto sin lugar a dudas es complejo, y por lo mismo, hemos estado en permanente contacto con nuestras autoridades, con el objeto de planificar y coordinar acciones destinadas a acelerar los procesos asociados a la apertura de nuevos mercados y perfeccionar los Tratados de Libre Comercio vigentes, en lo relativo a las exigencias fitosanitarias y arancelarias.